Our Blogger:

Laura Quijano, abogada, filóloga, escritora, profesora de español por más de 17 años, comparte su conocimiento de la lengua española, sus reflexiones sobre el aprendizaje del español, sus experiencias, ideas, estudios de cultura y más en este blog dedicado a quienes están interesados en la lengua española.

Bienvenidos al Blog.

Click here for a Google translation of this blog into English.

Wednesday, January 21, 2009

Tipos de lectura

Habiendo establecido la importancia de la lectura para mejorar nuestros conocimientos del español, ahora es el turno de preguntarnos cuál clase de lectura será más conveniente para nuestros propósitos. ¿Habrá diferencia? En realidad, sí. No es igual leer una novela que un reporte económico. Ni es igual leer una noticia sobre el espectáculo que sobre los últimos progresos de las ciencias físicas. Cada lectura requiere de diferentes niveles de conocimiento y también de diferente disposición, lo cual resulta lógico cuando hablamos de nuestra lengua materna pero a veces olvidamos cuando estudiamos otra lengua.

Primero pensemos en cuál es nuestro objetivo. Si nuestro interés es un mejoramiento general de nuestras habilidades, lo mejor será enfocarnos en textos con tópicos generales. En este contexto, pensemos en noticias periodísticas y en artículos de revista, en especial aquellos que tratan de temas de interés general, como la actualidad política, los sucesos del día anterior, anuncios comerciales de distintos productos, los consejos relacionados con la salud (cómo comer bien, cuáles ejercicios son ideales), reportes sobre eventos culturales o artísticos como conciertos, exposiones de pintura o ferias de libros. También nos interesan artículos de revistas de viajes, que comentan aspectos interesantes de un país, una zona, una cultura. En este último caso, será muy útil aquellos relatos de viajeros que han ido a países de habla hispana. Las guías de viaje con descripciones culturales y apuntes históricos son extremadamente útiles: no sólo nos ayudan con nuestra práctica lingüística sino también con nuestros conocimientos de la cultura base del idioma español.


Si nuestro objetivo es profundizar en el idioma, posiblemente ya habremos recorrido un largo camino por todos esos textos generales que mencioné. Es el momento, entonces, de lanzarnos un mayor desafío: centremos nuestra atención en textos mucho más complejos, como literatura, historia, ciencia, economía. En este caso, nuestros conocimientos previos del tema deberán ser un poco más amplios, porque nuestro desafío lingüístico será mayor. Por ejemplo, si no comprendo nada de economía en mi propia lengua materna, no comenzaré a lidiar con ella al mismo tiempo que estoy aprendiendo una lengua extranjera. Al menos no para empezar.

Es muy importante considerar qué nos interesa y qué nos gusta. Por ejemplo, si nos apasionan las novelas históricas, pues será ideal leer una obra de este estilo escrita originalmente en español. ¡Ese será nuestro desafío! Si más bien nos interesa la ciencia o queremos ahondar en estudios filosóficos, olvidémonos por el momento de las novelas y busquemos artículos científicos o tratados filosóficos escritos en español. Será una experiencia inolvidable. Conforme ampliamos nuestro vocabulario, nuestro conocimiento de las estructuras del español y nos sentimos cada vez más cómodos leyendo directamente en español, podremos ampliar aún más nuestras lecturas y volvernos más ambiciosos.

¿Cuál es el límite de nuestra ambición? Personalmente, no creo que exista.

2 comments:

DAVINCI44 said...

HOLA, SALUDOS, ANDABA NAVEGANDO Y ME DETUBE A LEER ESTE TU BLOG. EN CUANTO A LAS FORMAS DE SABER LEER ADECUADAMENTE, O MENSIONAS QUE HAY DIFERENTES METODOS ¿CUALES SON?. LA VERDAD, ES INTERESANTE, SABER EL COLO LOGRAR QUE LAS LECTURAS SE NOS QUEDEN, Y NO LEER LOS LIBROS POR EL SOLO HECHO DE PERDER UN TIEMPO PRECIADO, SI ME CONTESTAS, MUCHAS, SI NO, ESPERARE. GRACIAS

Laura Q. said...

Hola, DAVINC144 ¡Bienvenido!
No me refería exactamente a diferentes "métodos" para leer los textos, sino a diferentes "acercamientos" o "actitudes" antes de leerlos. Considerando que no todas las lecturas son iguales, pienso que deberíamos tener una actitud diferente para cada una. Por ejemplo, si quiero leer una novela de detectives, mi actitud mental es la de adentrarme en una historia, conocer personajes, entender hechos, etc, es decir, pretendo entretenerme, divertirme, no necesariamente aprender algo nuevo. Pero si quiero leer un reporte sobre economía, mi actitud mental no es de entretenimiento, sino de búsqueda de datos, y posiblemente, de querer entender una realidad. Creo que este tipo de disposición es importante cuando lees un texto en una lengua extranjera que estás estudiando, pero también aplica para la lengua materna. :) ¡Saludos!